Blog

Las cuentas pendientes de la era digital

La digitalización de la empresa española ha evolucionado de forma espectacular, pero de forma más lenta que en la UE

1445334493_974818_1445334665_noticia_normal

 

En el año 1985, un grupo de niños gritones autodenominados Goonies descubría un tesoro en un barco hundido, el ucraniano Sergéi Bubka se convertía en el primer saltador de pértiga en superar los seis metros de altura y Carlos Rivera era ya alcalde de Torremocha del Jarama (Madrid). Mientras, en un rincón de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (más conocida por sus siglas CERN) el joven científico británico Tim Berners-Lee comenzaba a pensar en cómo compartir ideas y documentos a través de la entonces incipiente red de Internet. La emoción que producen las películas, el salto con pértiga y la alcaldía de Torremocha del Jarama no han cambiado en 30 años, pero el invento del señor Berners-Lee ha modificado brutalmente la economía, la industria, las finanzas, la política, el comercio, las relaciones sociales, la privacidad y hasta el amor. En los últimos tres decenios, Internet lo ha cambiado todo.

“En estos 30 años, el cambio más importante que ha vivido no solo la empresa sino toda la sociedad es la digitalización”, reflexiona Borja Adsuara, consejero de estrategia digital en empresas y administraciones públicas, y ex director general de Red.es. Pero, ¿en qué se concreta esa transformación, y cómo ha reaccionado la empresa española ante ella?

El principal cambio en la mayor parte de las empresas ha sido de orden cultural. En 1996, un 87% de los expertos consultados por la Fundación Cotec para la Innovación consideraba como un problema muy importante la escasa valoración de los empresarios españoles de la I+D+i como factor esencial de competitividad. En 2015, ese porcentaje es del 60%, casi 30 puntos menos.

La inversión en I+D+i española, de hecho, siguió una tendencia creciente hasta 2009, y subió a un ritmo superior que el de los vecinos de la UE, consiguiendo disminuir la distancia que la separaba. Sin embargo, a partir de ese año comienza un periodo de decrecimiento que nos aleja, de nuevo, de estos países. La consecuencia fue que en 2013, último año con datos disponibles, la brecha con Europa volvía a ser tan grande como en 2003, lo que representa una década perdida en términos de convergencia. “No somos necesariamente más lentos [que el resto de la UE], pero somos más inconstantes”, opina Jorge Barrero, director general de Cotec. “Mientras los países líderes europeos corren a ritmo de maratón, nosotros encadenamos una carrera de 800 metros detrás de otra, pegamos grandes arrancadas y luego nos frenamos para descansar, perdiendo la ventaja adquirida”.

Si se pone la lupa en la alta tecnología producida en España, en la última década se han incrementado notablemente las solicitudes de patentes europeas e internacionales de origen español. En el año 2000 se presentaron algo más de 500 en la Oficina Europea de Patentes. En 2013, el número de triplicó hasta las 1.500 solicitudes.

En España hay innovación, sí. Según la Encuesta sobre Innovación de las Empresas del Instituto Nacional de Estadística (INE) del año 2015 (con datos de 2013), el 26,0% de las empresas españolas de 10 o más asalariados fueron innovadoras en el periodo 2011-2013. Por ramas de actividad, las empresas de vehículos de motor representaron el mayor porcentaje del total del gasto en innovación tecnológica (con un 13,4%), seguidas por las empresas de servicios de I+D (12,1%) y las de farmacia (7,9%).

Sin embargo, la cifra de inversión total (13.233 millones de euros en 2013) representa el 1,8% de la cifra de negocios de las empresas de 10 o más asalariados con gasto en innovación tecnológica. Además, en concesión de patentes triádicas, las consideradas de mayor valor comercial y de mayor significación a efectos de innovación, estamos muy lejos de países como Alemania, que tiene el 10,5%, o de Francia (5%), y Reino Unido (3%). El porcentaje que representa España es el 0,5%. Es decir, hay innovación, pero no en todas partes, y no lo suficiente.

Anuncios

Así es YouTube Red, el servicio de pago de la plataforma de Google

Ver Video de YouTube Red

Google anunció YouTube RED, la tan rumoreada suscripción de pago para ver vídeos de YouTube que lleva a los usuarios a una serie de ventajas a través del pago de 9,99 dólares al mes.

En concreto, la compañía explica que los usuarios de EEUU -donde de momento está disponible el servicio- podrán ver todo el contenido que hay en YouTube sin anuncios, podrán pasarse los vídeos de la plataforma al tablet o smartphone para verlo de forma offline, tendrán contenido en exclusiva de los youtubers más populares, podrán reproducir vídeos en segundo plano y también dispondrán de todo el catálogo de Google Music.

Lo cierto es que la llegada de YouTube Red es sólo el primer paso de Google para apostar todo al pago por contenido, algo que reconoce la compañía en un comunicado “YouTube Red será aún mejor con el único acceso de los miembros a nuevos programas y películas originales de algunos de los más grandes creadores de YouTube.

Para nutrir a la plataforma con este contenido exclusivo, YouTube ha anunciado programas online con PewDiePie, Fine Brothers, Lilly Singh o College Humor, creadores de contenidos virales cuyos usuarios se cuentan por millones. En concreto, la plataforma ha anunciado que desde un primer momento dispondrá de diez programas con celebridades de su plataforma, aunque este catálogo irá aumentando especialmente a partir del próximo año.

La plataforma YouTube Red también dispondrá en las próximas semanas de otras de YouTube como Gaming o Kids, sus divisiones enfocadas al entretenimiento de videojuegos y de los más pequeños de la casa.

De momento los usuarios de EEUU podrán probar YouTube Red desde el próximo 28 de octubre y con un mes de prueba gratuita, será posteriormente cuando puedan disponer de la integración con Google Music. Sin embargo, aún no se conoce fecha para la expansión internacional de la compañía.

 

Samsung patenta una genial tecnología de realidad virtual

El primer modelo de las Google Glass fue estupendo, de hecho tuvo aplicaciones en muchos sectores distintos, aunque los planes de lanzamiento al público fueron dejados de lado y ahora hay un nuevo dispositivo en desarrollo.

Samsung-patenta-una-genial-tecnología-de-realidad-virtual

A lo que nos referimos es que la pantalla del gadget es extremadamente útil en ciertas áreas: para trabajadores de fábricas por ejemplo nos permite chequear las especificaciones de un producto, la información de envío y demás. El problema es que las gafas de la compañía del buscador no pueden hacer mucho más que darle información o datos al usuario.

Pero Samsung les ha encontrado otro uso. Bueno, el dispositivo de la surcoreana no es idéntico, pero parte de una base similar. La compañía ha decidido llevar el concepto un paso adelante al incorporar tecnología de realidad virtual. La idea es que las gafas permitan ver imágenes de realidad virtual al usuario y que además sea posible interactuar con ellas.

Todo el asunto es bien explicado en la imagen de arriba: a través de las gafas se puede visualizar un teclado en la mano del usuario, y lógicamente es posible interactuar con el mismo ingresando números o letras. Por supuesto no se va a tocar ningún teclado real, el sistema simplemente seguirá nuestros gestos y actuará en base a las teclas que estemos pulsando.

Otra posible aplicación la podemos ver en la imagen de abajo: el usuario está tocando un piano de realidad virtual, ideal para quienes no pueden pagar por uno de verdad.

Samsung-patenta-una-genial-tecnología-de-realidad-virtual2

Las aplicaciones que tiene esta tecnología sin lugar a dudas son muchas, y esperamos que algún día el dispositivo abandone su fase conceptual y pase a formar parte de la realidad.

Cabe mencionar que Google podría estar desarrollando un dispositivo similar (el reincio del proyecto Glass mencionado al comienzo), pero aún no hay confirmación oficial al respecto.

Sharp prepara RoboHon, un pequeño robot y teléfono móvil con múltiples funciones

El prototipo de la compañía japonesa combina todas las prestaciones de un smartphone en un androide que puede caminar, identificar rostros, responder a órdenes de voz y poryectoar fotos y videos, entre otras tareas.Robohon_back

Tienen pantallas táctiles de grandes dimensiones, procesadores potentes que ofrecen prestaciones similares a una computadora de escritorio, y cámaras de
fotos que ya permiten registrar imágenes de alta calidad. Con estos avances, los celulares han logrado ganar el rótulo de teléfonos inteligentes por sus múltiples prestaciones.

Sin embargo, a pesar de ser un dispositivo personal y un asistente para las tareas diarias, estos equipos suelen mantener un clásico diseño rectangular con pantalla táctil. En este punto, Sharp intentó darle un formato amigable a los smartphones de la mano de RoboHan, un simpático androide de veinte centímetros de alto, equipado con una pequeña pantalla de dos pulgadas, un proyector, una cámara, conectividad Wi-Fi, LTE y diversos sensores.

Tiene un peso de 390 gramos, más del doble que los actuales teléfonos inteligentes, y sus prestaciones pueden parecer un tanto desactualizadas. No obstante, Sharp promete que RoboHan puede recibir y realizar llamadas, acceder al correo electrónico, descargar aplicaciones móviles, capturar imágenes y videos con su cámara frontal y visualizar estos cotnenidos mediante un proyector. También cuenta con un sistema de reconocimiento de rostros y, gracias a su curioso diseño, puede caminar o sentarse.

Sin precio definido para la venta, Sharp planea su lanzamiento para el mercado japonés durante el primer semestre del próximo año.